Sky City

Indemnización de perjuicios

Existe una necesidad creciente en la sociedad actual: la protección jurídica de situaciones en las que las personas naturales y jurídicas puedan resultar perjudicadas o dañadas por la acción de terceros agentes, sin olvidar la defensa a que tienen derecho los presuntos culpables de dichos daños y perjuicios. Así, puedes sufrir un daño causado por un incumplimiento de contrato, responsabilidad del estado, la negligencia de un profesional médico, un accidente de tránsito, un accidente del trabajo, el extravío o pérdida de un documento, un perjuicio generado por un arquitecto tras el diseño de un proyecto, una estafa, un robo, la caída en una calle como consecuencia del mal estado de la pavimentación, el mordisco de un perro, una funa pública, los daños y perjuicios por culpa de un producto o servicio defectuoso, entre otros.

 

Contacta a un abogado aquí.

A continuación podrás encontrar las preguntas frecuentes que realizan nuestros clientes;

 

¿Qué es la indemnización de perjuicios?

 

La obligación de indemnizar es el deber que sitúa a una persona a resarcir o indemnizar cualquier perjuicio o daño, causado por ella o por otra persona dependiente, o por alguna cosa de que es dueña o que esté a su servicio. Comprende la obligación de indemnizar daños ocasionados por acciones u omisiones culposas o dolosas. 

¿Cuáles son los tipos de responsabilidad civil?

a-Responsabilidad civil contractual: La acción de indemnización de perjuicios por responsabilidad contractual, es el derecho que corresponde al acreedor para obtener del deudor el pago de una cantidad de dinero equivalente al beneficio pecuniario que le habría reportado el cumplimiento exacto, íntegro y oportuno de la obligación nacida de un vínculo jurídico contractual previo. “Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas”

b-Responsabilidad civil extracontractual: Se traduce en la obligación que pesa sobre una persona de indemnizar el daño sufrido por la comisión de un hecho ilícito. En este sentido, el artículo Art. 2314 indica que: "El que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito".

¿Cómo se indemniza el daño en la responsabilidad contractual?

Se debe indemnizar todo daño que proveniente de:

  • No haber cumplido una obligación contenida en el contrato.

  • Haberla cumplido de manera imperfecta.

  • Haber retardado su cumplimiento.

Requisitos:

  • Existencia de un contrato válido.

  • Existencia de daño o perjuicio.

  • Relación de causalidad.

  • Existencia de dolo o culpa.

Eximentes de Responsabilidad:

  • Caso fortuito o fuerza mayor.

  • Estado de necesidad.

  • Cumplimiento de un deber.

  • Si en un contrato se estipula que se va a responder sólo por culpa levísima, es decir, por falta de una esmerada diligencia.

  • Se prohíbe estipular que se responderá solo de culpa grave ya que se asimila al dolo y la condonación del dolo futuro no vale.

¿Cómo se indemniza el daño en la responsabilidad extracontractual?

 

Para solicitar esta indemnización no se requiere la existencia de un contrato. La Ley prescribe que el que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito. Esta obligación de resarcir los daños se transmite a los herederos de quien ha causado el daño.

Al igual que en la responsabilidad contractual, no sólo se responde de los hechos propios sino del hecho de las personas que estén a nuestro cuidado o dependencia, tal como el padre que es responsable por los actos ilícitos que cometa un menor en el colegio. Asimismo, la Ley establece que se puede ser responsable por el hecho de las cosas, por ejemplo, el dueño de un edificio es responsable de los daños que ocasione la ruina acaecida por haber omitido las reparaciones, o el dueño de un vehículo involucrado en un accidente.

¿Qué plazo tengo para demandar una indemnización de perjuicios?

La posibilidad de obtener una indemnización de perjuicios no es eterna, sino que está sujeta a una serie de plazos establecidos por la Ley. Una vez cumplido ese plazo, la posibilidad de demandar desaparece, y como decimos los Abogados técnicamente, prescribe.

El plazo general para interponer una demanda por indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual es de 4 años, según el artículo 2332 del Código Civil chileno. Sin embargo, cuando el perjuicio proviene del incumplimiento de un contrato por una de las partes, el plazo se aumenta a 5 años, según el artículo 2515 del mismo cuerpo normativo.

En ambos casos, la Ley señala que el plazo debe comenzar a contarse desde la comisión del hecho que causa perjuicio, lo que a veces puede conducir a situaciones injustas, ya que una cosa es el momento de comisión del daño, y otra cosa muy distinta es el momento en que el afectado toma real conocimiento del daño que sufrió. Imaginemos, por ejemplo, el caso de una familia cuyos integrantes sufren graves daños en su salud como consecuencia de los residuos tóxicos que emite una empresa ubicada cerca de su domicilio. En este caso concreto, dado los efectos progresivos y acumulativos de la contaminación ambiental, la aplicación literal de la norma llevaría a que al tiempo de tomar efectivo conocimiento del daño (por ej., al conocer los primeros síntomas de una enfermedad) esta familia no podría demandar a la empresa que los causó, si ha transcurrido el plazo de 4 años desde la emisión de las sustancias que causaron la enfermedad. Los tribunales de justicia chilenos, a fin de subsanar los efectos de una interpretación literal de la Ley, han establecido en reiteradas oportunidades que el plazo para demandar debe computarse desde la fecha en que pueda establecerse una real conocimiento de las víctimas del perjuicio sufrido, ya que ésta es la única manera de proteger eficazmente a las personas afectadas. En definitiva, recomendamos siempre consultar la procedencia de una demanda de indemnización de perjuicios, a fin de que un profesional pueda asesorarte adecuadamente y explicar en detalle los riesgos, costos y beneficios de una acción judicial.

¿Qué daños comprende la  Indemnización de Perjuicios?


Puede comprender el daño emergente, lucro cesante y/o daño moral


 ¿Qué es el Daño Emergente?


En términos simples el daño emergente es el daño materialmente causado por ejemplo, como consecuencia de un accidente de tránsito; el perjuicio directo que sufre el vehículo siniestrado o el daño sufrido sí la autoridad administrativa no autoriza una actividad económica lícita que cumple con todos los requisitos legales, como cuando la Intendencia injustamente no autoriza a una Productora a realizar un evento, siendo que cuenta con todos los permisos de los organismos sectoriales (Municipalidad, Seremi de salud, etc). En este caso se deberían indemnizar los costos y gastos de la actividad por concepto de daño emergente.

¿Qué se entiende por Lucro Cesante? 


Es el provecho económico que se deja de percibir como consecuencia del daño producido. Por ejemplo, en un accidente de tránsito donde la víctima utiliza su vehículo para una labor remunerada y como consecuencia del accidente de tránsito he dejado de percibir esos montos, se podrá demandar por este concepto siempre que se acredite la perdida económica. 

 

¿Qué se entiende por Daño Moral?


Es aquel daño que sufre una persona afectando sus atributos o facultades morales o espirituales. Por ejemplo, si de un accidente de tránsito fallece una persona, los herederos pondrán exigir una indemnización por la perdida de un ser querido que a todas luces produce un daño psicológico irreparable.

Certeza del daño

Es muy importante destacar que la indemnización de perjuicios busca reparar el daño sufrido, tanto el daño emergente como el lucro cesante, pero en ningún caso puede convertirse en una instancia de lucro o enriquecimiento ilícito para el afectado. Así, el daño siempre debe ser cierto y esto a veces resulta difícil de determinar, especialmente respecto del lucro cesante. En tal sentido, al momento de demandar indemnización de perjuicios, se debe ser cauteloso en orden a acreditar de manera sólida aquellas partidas que se cobran, ya que se indemnizarán sólo aquellos daños acreditados.

¿Cuáles son los elementos de la responsabilidad extracontractual?

Cuatro son los elementos que configuran un hecho ilícito, delictual o cuasi delictual:

a) El daño;

b) Un daño imputable: la culpa o dolo;

c) La relación de causalidad entre el dolo, la culpa y el daño; y

d) Capacidad delictual.

Personas incapaces de cometer delito y cuasidelito:

a) Los dementes;

b) Los infantes;

c) Los mayores de 7 y menores de 16 años.

Sin perjuicio de lo anterior, cabe considerar la eventual responsabilidad de las personas que tienen a su cargo a los incapaces. Al respecto, el artículo 2319 del Código Civil establece que serán responsables si puede imputárseles negligencia. A su vez, el artículo 2325 priva al guardián del derecho a repetir contra el incapaz, a menos que se cumplan los dos requisitos señalados al final de este precepto, a los que aludiremos más adelante. Se trata por ende de una doble sanción.

¿Cuáles son las diferencias entre responsabilidad contractual y extracontractual?

a) En cuanto a su reglamentación: la responsabilidad contractual se encuentra reglamentada en el Título XII del Libro IV del Código Civil, bajo el epígrafe “Del efecto de las obligaciones”, artículos 1545 a 1559. La responsabilidad extracontractual está regulada en el Título XXXV del Libro IV, artículos 2314 a 2334, que tratan “De los delitos y cuasidelitos”.

b) En cuanto a su origen: la responsabilidad contractual proviene del incumplimiento de un contrato y supone entonces la existencia de un vínculo jurídico previo. La responsabilidad extracontractual proviene de la ejecución de un hecho ilícito, doloso o culpable, que no supone la existencia de ningún vínculo jurídico previo.

c) En cuanto a sus elementos: sí bien en ambas responsabilidades predomina el elemento subjetivo de dolo y culpa, en la responsabilidad extracontractual carece de importancia que la falta sea dolosa o culpable, pues la ley no establece diferencias al tratar de la reparación del daño. En cambio, en la responsabilidad contractual dicha distinción es básica, por dos razones:

– Por una parte, la extensión de la indemnización varía según exista o no dolo (artículo 1558);

– Por otra parte, los grados de diligencia requeridos en los distintos contratos difieren, dependiendo de la parte en cuyo beneficio cede el contrato (artículo 1547).

d) Gradación de culpa: en materia contractual, la culpa admite gradación (artículo 1547). No acontece lo mismo en la responsabilidad extracontractual.

e) El onus probandi o peso de la prueba varía en una y otra: en la responsabilidad contractual el incumplimiento se presume culpable, y toca al deudor acreditar que se debe a caso fortuito o fuerza mayor. Tratándose de la responsabilidad extracontractual, es el acreedor o demandante quien debe acreditar que el perjuicio ocasionado es imputable a dolo o culpa del demandado.

f) Difiere también la capacidad: en materia contractual, la plena capacidad se adquiere a los 18 años; en materia extracontractual, a los 16 años, sin perjuicio de la responsabilidad por los hechos del menor de 16 y mayor de 7 años, si actúa con discernimiento.

g) En cuanto a la solidaridad: en materia contractual la regla general es la responsabilidad simplemente conjunta, de manera que para que opere la solidaridad, éstas debe pactarse expresamente, imponerse por el testador o por la ley (artículo 1511). En cambio, en el campo de la responsabilidad extracontractual, los autores de un delito o cuasidelito son solidariamente responsables del daño causado (artículo 2317), siendo este un caso de solidaridad pasiva legal.

h) En cuanto a la mora: en materia contractual, se requiere constituir al deudor en mora para poder demandársele perjuicios, a menos que se trate de una obligación de no hacer, en cuyo caso la indemnización se debe desde el momento de la contravención. En materia extracontractual, la mora no se presenta, pues si no existe un vínculo jurídico previo del cual emane una obligación, mal puede haber retardo culpable en el cumplimiento de la misma.

i) En cuanto a la prescripción de las acciones: será de 4 años, contados desde la perpetración del acto culpable o doloso, tratándose de la responsabilidad extracontractual (artículo 2332); en el ámbito de la responsabilidad contractual, será de 5 años, contados desde que la obligación se hizo exigible (artículo 2515).

¿Se puede demandar la responsabilidad civil derivada de un delito?

En el proceso penal, la responsabilidad civil puede definirse como la obligación que tiene el autor de un delito o falta de reparar económicamente los daños y perjuicios causados o derivados de su infracción.

 

El objetivo de la responsabilidad civil es compensar a la víctima por los daños causados por lo que persigue un interés privado. El particular, víctima del delito y beneficiario de la indemnización en la que se valora la responsabilidad civil derivada del mismo, puede renunciar a la misma siempre que esta renuncia no atente contra el interés u orden público, ni perjudique a terceros. La reparación del daño ocasionado podrá consistir en obligaciones de dar, de hacer o de no hacer algo, y se determinará por el Juez atendiendo a la naturaleza de la infracción y a las condiciones personales y económicas del culpable. La indemnización de perjuicios comprenderá no solo los ocasionados al agraviado, sino también a sus familiares o a terceros. Si la víctima, por medio de su conducta, hubiera contribuido a la producción del daño o perjuicio sufrido, podrá disminuirse el importe de su indemnización.

 

El perjudicado por el delito podrá optar por exigir la responsabilidad derivada del mismo en la vía penal, pudiendo ser cuantificada en la sentencia que ponga fin al procedimiento, o por la vía civil, en cuyo caso será necesario ejercer nuevas acciones ante tribunales civiles. Así las cosas, la acción de responsabilidad civil puede transmitirse a terceros, por ejemplo, a los herederos.

 

Por su parte, son responsables civiles:

  • Los que hubiesen cometido el delito o falta (autores) y sus cómplices.

  • Los aseguradores sí el riesgo estuviese asegurado.

  • Los padres o tutores, por los daños y perjuicios causados por los delitos o faltas cometidos por los menores de edad y por los mayores sujetos a su patria potestad o tutela que vivan en su compañía, siempre que exista culpa o negligencia.

  • Las personas naturales o jurídicas que se dediquen a la industria o el comercio, por los delitos o faltas que hayan cometido sus empleados o dependientes, representantes o gestores en el desempeño de sus obligaciones o la prestación de sus servicios.

 

Como regla general el plazo para reclamar la responsabilidad civil derivada de la comisión de un delito prescribe en el plazo de 4 años.

¿Qué servicios presta A&C?

Evaluación de casos, interposición de demandas y defensa en demandas por:

a- Responsabilidad civil derivada de actividades empresariales 

  • Responsabilidad civil derivada de explotación de actividades empresariales o económicas

  • Responsabilidad civil derivada de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

  • Responsabilidad civil de los agentes que intervienen en el proceso de construcción

  • Responsabilidad civil derivada de la fabricación o comercialización de productos defectuosos

  • Responsabilidad civil derivada del transporte de personas o cosas por vía aérea, marítima o terrestre

  • Cyber riesgos: Responsabilidad civil derivada de la prestación de servicios de la sociedad de la información, de comercio electrónico (Internet Service Providers), de la manipulación y robo de información, del espionaje industrial, fraude, de la violación de la privacidad, etc.

  • Responsabilidad civil derivada de jardines infantiles,colegios y universidades

  • Responsabilidad civil derivada de contaminación medioambiental

  • Responsabilidad civil por daños a la propiedad industrial o intelectual

  • Responsabilidad civil derivada de la prestación de servicios turísticos: alojamiento, restauración y otros

  • Responsabilidad civil derivada de la prestación de servicios médicos, sanitarios y asistenciales

  • Responsabilidad civil derivada de la prestación y promoción de servicios y actividades de ocio: espectáculos deportivos, taurinos, deportes y actividades de riesgo, instalaciones recreativas infantiles y juveniles, parques de atracciones y feriales, piscinas y parques acuáticos, etcétera.

  • Responsabilidad civil derivada de la televisión, radio, diarios, revistas y otros medios de comunicación por injurias y calumnias, funas, entre otros.

b- Responsabilidad civil por actividades profesionales

  • Responsabilidad civil derivada del ejercicio del cargo de administrador/gerente, consejero o directivo de personas jurídicas 

  • Responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor.

  • Responsabilidad civil derivada de accidentes automovilisticos

  • Responsabilidad civil derivada del ejercicio profesional: abogados, periodistas, médicos, arquitectos, ingenieros, auditores, notarios, conservadores de bienes raíces, jueces, diputados, senadores, políticos, intendentes, gobernadores, receptores judiciales,  administradores concursales, etcétera.

c- Responsabilidad civil derivada del derecho penal

  • Responsabilidad civil derivada de delitos

  • Responsabilidad civil de las personas jurídicas

d- Responsabilidad civil por actividades privadas

  • Responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor y accidentes automovilisticos.

  • Responsabilidad civil derivada del uso de vehículos y/o aeronaves o drones piloteadas por control remoto

  • Responsabilidad civil derivada de la práctica de actividades cinegéticas

  • Responsabilidad por el uso de embarcaciones recreativas

  • Responsabilidad civil derivada de la posesión de animales peligrosos

e- Responsabilidad civil derivada por la vulneración de derechos fundamentales

  • Responsabilidad civil derivada de la vulneración del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen

  • Responsabilidad civil derivada de la vulneración de derechos fundamentales del trabajado

  • Responsabilidad civil por funas

f- Responsabilidad civil del Estado

  • Por el funcionamiento normal o anormal de las Administración Pública que ocasione daños y perjuicios a particulares y empresas.

  • Responsabilidad civil derivada de funcionarios públicos, notarios, conservadores de bienes raíces, archiveros judiciales ,tribunales de justicia, etc.

Sí requieres mayor información respecto a las demandas contra el Estado (Fisco de Chile), entre otros, podrás encontrar mayor información aquí.

 

Contacto
 

 

 

 

 

¡Bien! Mensaje recibido

demanda contra colegio, demanda contra municipalidad, demanda contra el fisco, demanda contra el estado, demanda contra médico, demanda contra clínica, demanda contra hospital, demanda contra intendencia, demanda contra el gobierno, demanda contra abogado, demanda contra inmobiliaria, demanda contra constructora, negligencia medica, accidente automovilistico, injurias y calumnias, funas, demanda contra la televisión, demanda civil, receptor judicial, notificación, me demandaron abogado, abogado demanda, abogado defensa, indeminización, daño moral, compensación económica, daños y perjuicios, abogados santiago, abogados chile, abogados honestos, demanda contra universidad, lucro cesante, daño emergente, accidente, caso fortuito, fuerza mayor, carabineros, protestas, militares, multas