Discrimination.jpg

Discriminación

En A&C Abogados centramos nuestra práctica en asuntos relativos a la discriminación. La atención personalizada de nuestros abogados con experiencia en la materia, te permitirá acceder a un servicio diligente, traducido en una gestión cualificada en el trámite que necesites.

Consulta a un Abogado en Defensa Legal por Discriminación, aquí.

A continuación podrás encontrar las consultas frecuentes que realizan nuestros clientes;

 

¿Qué es la discriminación?

Se entiende por discriminación arbitraria, toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en particular cuando se funden en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad, la situación socioeconómica, el idioma, la ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexo, la maternidad, la lactancia materna, el amamantamiento, la orientación sexual, la identidad y expresión de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal y la enfermedad o discapacidad.

Se determina como sanción una multa al infractor que va desde los cinco a las 50 UTM como máximo ($ 2 millones 365 mil), de beneficio fiscal en caso de discriminar a otro por razones de raza, condición, ideología, sexo, orientación sexual, identidad de género, apariencia o discapacidad. Asimismo, la víctima podrá demandar ante tribunales civiles de justicia los daños morales sufridos causados por el acto discriminatorio.

En este contexto, constituyen actos de discriminación, los siguientes:

  • Discriminación por color o raza.

  • Discriminación por sexo (femenino, masculino, indeterminado).

  • Discriminación por opinión política.

  • Discriminación por estado civil.

  • Discriminación por sindicación (pertenecer a un sindicato).

  • Discriminación por religión.

  • Discriminación por opinión política.

  • Discriminación por orientación sexual.

  • Discriminación por apariencia personal.

  • Discriminación por origen social.

  • Discriminación por enfermedad o discapacidad.

  • Discriminación por apariencia.

  • Discriminación por antecedentes económicos (DICOM).

  • Discriminación por antecedentes penales

 

¿Qué puedo hacer para defenderme ante un acto discriminatorio?

a- Presentar un Recurso de Protección. Tienes un plazo de 30 días corridos desde la ocurrencia de la acción y omisión discriminatoria, o desde el momento en que el afectado adquirió conocimiento cierto de ella, contando, sábados, domingos y festivos, para presentar una acción de emergencia por vulneración de garantías  fundamentales ante la I. Corte de Apelaciones correspondiente a tu domicilio o o ante el domicilio del responsable de dicha acción u omisión.

b- Presentar una acción de no discriminación por Ley Zamudio ante Tribunales Civiles. Los directamente afectados por una acción u omisión que importe discriminación arbitraria podrán interponer la acción de no discriminación arbitraria, a su elección, ante el juez de letras de su domicilio o ante el del domicilio del responsable de dicha acción u omisión. La acción deberá ser deducida dentro de 90 días corridos contados desde la ocurrencia de la acción u omisión discriminatoria, o desde el momento en que el afectado adquirió conocimiento cierto de ella. En ningún caso podrá ser deducida luego de un año de acontecida dicha acción u omisión. La acción se interpondrá por escrito, pudiendo, en casos urgentes, interponerse verbalmente, levantándose acta por la secretaría del tribunal competente.

c- Presentar una Tutela de Derechos Fundamentales ante Juzgados Laborales o una denuncia ante la Inspección del Trabajo sí el acto discriminatorio es de naturaleza laboral. Se contempla la acción de tutela laboral, cuya finalidad central es la protección de los derechos fundamentales del trabajador de naturaleza no laboral, tales como la intimidad, la libertad de expresión, la dignidad. Se busca con ella también, la protección contra actos discriminatorios, entre ellos, por motivo de discapacidad. Cabe destacar que la víctima podrá previamente al reclamo ante tribunales, realizar una denuncia ante la Inspección del Trabajo para se investiguen los hechos constitutivos del acto discriminatorio y se tomen las medidas de protección pertinentes a favor del trabajador afectado.

d. Presentar una denuncia ante Juzgado de Policía Local sí el acto discriminatorio es por discapacidad. La Ley N°20.422 sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, establece en su artículo 57 una acción especial destinada a denunciar los actos discriminatorios, la cual se presenta ante el Juzgado de Policía Local competente. El objeto de esta Ley es asegurar el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, con el fin de obtener su plena inclusión social, asegurando el disfrute de sus derechos y eliminando cualquier forma de discriminación fundada en la discapacidad.

¿Sí el juez acoge mi denuncia por discriminación, puedo demandar una indemnización?

Tradicionalmente se ha entendido que el resarcimiento del daño debe ser integral, por lo que la indemnización debe cubrir no solo las pérdidas de naturaleza pecuniaria o daño patrimonial, sino también que los denominados daños morales o no patrimoniales. En consecuencia, la compensación económica puede tener dos causas: los daños materiales ocasionados por la conducta de la persona que ha infringido los derechos fundamentales, esto es, los causados por lucro cesante y daño emergente, y los daños morales, como lo sería por ser víctima de un caso de discriminación. El artículo 2314 del Código Civil prescribe: "El que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito".

La doctrina mayoritaria concibe el daño moral por oposición al puramente patrimonial como aquél que afecta a bienes o derechos de naturaleza estrictamente personal, lo cual no es sino reflejo de la clasificación de los derechos subjetivos en dos grandes grupos: los derechos patrimoniales y los extrapatrimoniales o inherentes a la personalidad. Los daños morales, asociados frecuentemente por la jurisprudencia a los padecimientos, sufrimientos o menoscabos físicos o psíquicos, son aquellos que afectan a la integridad, a la dignidad o a la libertad de la persona, como bienes básicos de la personalidad.

¿Sí soy extranjero y víctima de discriminación? ¿Puedo presentar una acción legal?

Sí puedes,  la acción de no discriminación podrá interponerse por cualquier persona lesionada en su derecho a no ser objeto de discriminación arbitraria, por su representante legal o por quien tenga de hecho el cuidado personal o la educación del afectado, circunstancia esta última que deberá señalarse en la presentación. También podrá interponerse por cualquier persona a favor de quien ha sido objeto de discriminación arbitraria, cuando este último se encuentre imposibilitado de ejercerla y carezca de representantes legales o personas que lo tengan bajo su cuidado o educación, o cuando, aun teniéndolos, éstos se encuentren también impedidos de deducirla.

¿Qué puedo hacer si soy víctima de discriminación en mi lugar de trabajo?

El derecho a la no discriminación como derecho fundamental, es según la Dirección del Trabajo, “un verdadero derecho subjetivo en tanto ampara y tutela los espacios de libertad de los ciudadanos, garantizando un verdadero status jurídico para los mismos, irrenunciable e irreductible”.

En concreto, es en el artículo 2º del Código del Trabajo, donde el legislador laboral plasmó este principio cuando señala que:

“Son contrarios a los principios de la leyes laborales los actos de discriminación. 

 

Los actos de discriminación son las distinciones, exclusiones o preferencias basadas en motivos de raza, color, sexo, edad, estado civil, sindicación, religión, opinión política, nacionalidad, ascendencia nacional u origen social, que tengan por objeto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación"

En nuestra legislación se contempla la acción de tutela laboral, cuya finalidad central es la protección de los derechos fundamentales del trabajador de naturaleza no laboral, tales como la intimidad, la libertad de expresión, la dignidad. Se busca con ella también, la protección contra actos discriminatorios, entre ellos, por motivo de discapacidad. Cabe destacar que la víctima podrá previamente a reclamar ante tribunales, realizar una denuncia ante la Inspección del Trabajo para que se investiguen los hechos constitutivos del acto discriminatorio y se tomen las medidas de protección pertinentes a favor del trabajador afectado.

¿Cómo reconocer una discriminación laboral?

Es difícil reconocer una discriminación, pero es clave saber hacerlo para que puedas defenderte. No podemos tocar todos los ejemplos, pero veremos los más comunes:

  • Eres una mujer, estás desarrollando las mismas funciones dentro de una empresa, pero ganas menos.

  • Entra un nuevo trabajador a la empresa a desarrollar tus mismas funciones y con mejor sueldo.

  • Eres extranjero y te pagan menos que a los chilenos.

  • Que te den labores de trabajo humillantes y que atenten contra tu dignidad para efectos de forzar una renuncia, mientras los otros trabajadores continúan realizando sus labores con normalidad.

  • En el aviso de trabajo piden que la persona tenga cierta edad (mayores de 30 años), que tenga buena presencia, una estatura determinada, etcétera.

  • Que te despidan por necesidades de la empresa y en menos de 60 días contraten a otra persona para tu mismo puesto.

  • Que te discriminen por tu edad sin justificación alguna.

  • Que te discriminen por tu origen social, apariencia física, raza, discapacidad, etc.

  • Que te despidan por motivos políticos o religiosos.

¿Sí soy funcionario público? ¿ Me puedo defender por un acto discriminatorio?

Los trabajadores públicos tienen la posibilidad de hacer uso del Recurso de protección y del procedimiento de Tutela Laboral, cuando se vean afectados en sus derechos fundamentales, a causa de acciones u omisiones de la autoridad en el marco de las normas administrativas que regulan los vínculos laborales del sector público. De esta manera hay que destacar la relevancia de los derechos fundamentales como un avance que amplía la protección de la dignidad de todas las personas y que sintetiza los derechos humanos, económicos y sociales emanados de los instrumentos del derecho internacional, con los derivados de la Constitución y demás normas del derecho interno.

Ahora bien, en el caso de los trabajadores a honorarios, se ha logrado que el Poder Judicial, en numerosos y reiterados fallos les haya reconocido la calidad de trabajadores bajo vínculo de subordinación y dependencia, poniendo término a la simulación de una inexistente condición legal de trabajadores independientes que arriendan sus servicios. Por lo que bajo este supuesto pueden impetrar el procedimiento de tutela laboral o recurrir de protección ante la I. Corte de Apelaciones que corresponda.

Un despido discriminatorio es grave de acuerdo a la Ley, por lo que las compensaciones que se entregan en estos casos son considerables. Si se opta por la demanda y se comprueba que el despido fue discriminatorio, el juez ordenará que se le compense al trabajador con los siguientes ítems:

  • Indemnización sustitutiva de aviso previo (un mes de remuneración).

  • Indemnización por años de servicios (un mes de remuneración por año), aumentada entre un 50% y un 80% dependiendo de la causal invocada por el empleador.

  • Indemnización especial adicional de entre 6 y 11 remuneraciones mensuales.

  • Otros montos adeudados, como por ejemplo sueldos o cotizaciones impagas.

 

Contacto

 

 

¡Bien! Mensaje recibido